DV 1610- 1611: Las malas noticias no son culpa de la prensa