Blog

portada-editorial-web

Enseñar lo que uno aprende

Detrás de cada aparente
error de un ejecutivo
puede haber un oculto negociado de un ejecutante.

C.B

Las crisis económicas y políticas, al ensuciar los números, convierten ciertos cantos de sirenas en sirenas afónicas o ruidosas

La experiencia es el gran capital acumulado que todos tenemos, por lo tanto transmitir experiencias de vida es la mejor docencia que podemos realizar Hasta cierta edad se crece físicamente. Muchos años después se descrece lentamente pero la capacidad de observación inteligente no tiene que decaer nunca; eso nos permite hacer cosas más importantes con menos fallas y esfuerzos inútiles.

El maestro que se jubila no debe perder su vocación, y sí convertirse en referente orientador de sus conocidos. También los padres, que según como asuman ese rol se transforman en expertos abuelos, participan en la preservación grupal, al transferir similares ejemplos como vacunas anti-errores, y por ende anti-horrores.

Se podrán escalar altas montañas, pero no es fácil ni cómodo vivir permanentemente en ellas. A veces, se cree equivocadamente, que el haber llegado a la cúspide permite una mayor comodidad y menor riesgo.

El éxito económico no es el único referente de medición humana. También debe ponderarse y valorarse la cultura, la honestidad, la solidaridad auténtica.

Estos últimos conceptos potencian mucho más los resultados logrados, y permiten más estabilidad en los mismos, a lo que se suma un justo respeto social hacia quienes con su trabajo diario hacen responsablemente el bien con sus tareas

La casualidad no ayuda a entender los reales valores de los episodios que nos rodean cotidianamente. En cambio la causalidad de los factores concurrentes va definiendo políticas personales o sociales con fundamentos lógicos, que preservan y multiplican situaciones positivas. Negar los hechos es huir cobardemente de aquello que nos molesta, sin darnos cuenta que esas circunstancias adversas seguirán siendo nuestro entorno, si no colaboramos en su transformación.

Criticar no es denostar sino mostrar la realidad, saber distinguir y explicar la misma, identificando problemas con la transparencia suficiente para evitar engaños y reiteración de errores.

Las especulaciones y apuestas tientan a un juego tramposo que perjudica a todos los que participan, voluntaria o involuntariamente. La adicción que ello puede generar implica la pérdida de la libertad por la engañosa dependencia que se adquiere en ese accionar lúdico. La claridad de las normas legales, y su interpretación, hace a la seguridad real de los ciudadanos de una República.

Carlos Besanson

Publicado en el Diario del Viajero n° 1125, del 19 de noviembre de 2008